Educar en calidad, es educar en la diferencia

Educar en la diferencia

Educar en la diferencia

De distintas formas el sistema educativo expresa de necesidad de inclusión y atención a la diversidad. Creo que este es uno de los desafíos más importantes de cara a la educación que necesitamos. Y quizá más difíciles de implementar pues afectan a la esencia misma de nuestro sistema educativo. Pensar en algunas personas en particular, puede servirnos para generar cambios que a todos nos beneficien.  En este post tomaré especialmente las palabras de mi colega Ignacio Navarrete, quien está trabajando sobre la temática junto con el Dr. Manoel Baña, desde la premisa que “educar en calidad, es educar en la diferencia”.  Esta vez seleccioné algunos párrafos de un capítulo que Nacho ha escrito recientemente (Navarrete, 2012) y puede darnos el pie para pensar en algunas personas que por su forma de comunicarse nos desafían profundamente.

“En todas las intervenciones en contextos educativos y hasta clínicos, debemos siempre tener la cultura de colaboración, según Baña (2011). El trabajar en equipos, con tiempos de coordinación y apoyos ajustados, los objetivos compartidos y definir los campos de acción de cada uno. El autor recuerda que debemos vencer la rigidez mental y aprender a reflexionar sobre objetos prácticos y con funcionalidad, siempre utilizando la creatividad y desarrollando estrategias de aplicación…

…El trastorno del espectro autista es una alteración en la neurogenesis del sistema nervioso por el cual no aparecen funciones que son cualitativamente humanas. Debemos enseñar explícitamente ese tipo de funciones y en los casos de mayor afectación tendremos que enseñarles que respondan y cumplan órdenes simples y en el caso de caso de personas con menor afectación en el espectro tendremos que enseñarles explícitamente otras leyes o normas sociales: cómo se hace un amigo, finalizar una conversación, etc., es decir provocar experiencias de aprendizaje explícito de las funciones sociales características de nuestra especie, aspectos que no nos fueron enseñadas explícitamente, las aprendimos de forma natural, en realidad el tratamiento del autismo no es más que esto, provocar aprendizajes de forma explícita (Martos, 2008, 2005).

Para un mejor tratamiento y enseñanza es necesario poder contextualizar y ajustar los objetivos al propio individuo, aunque sea muy costoso, tratamiento uno a uno. Cuando el paciente es pequeño nos demandará más atención individualizada. La atención temprana y un tratamiento más personalizado, sin lugar a dudas, mejoran el pronóstico y ayudan a una evolución notoriamente.

Un ambiente estructurado y anticipable siempre es lo recomendable, sobre todo cuando el paciente se encuentra en el extremo más bajo del espectro, cuando más alto se encuentro en el espectro menor estructuración y mayor flexibilidad. En paralelo con este punto es bueno mantener procedimientos de anticipación y poder prevenir los cambios ambientales ya que las regiones que tienen que ver con proyectarse en el futuro y por lo tanto con las capacidades de anticipación están afectadas en las personas con autismo. Por lo cual no nos queda otra solución que desarrollar una serie de herramientas que faciliten la capacidad de anticipación, como el uso de agendas, elementos gráficos que pueden ser útiles con los de alto funcionamiento…

…El aumento progresivo de la incidencia del trastorno del espectro autista debe impulsarnos a desarrollar redes de ayuda y apoyo, mejorar los servicios de atención, fomentar la inclusión social y educativa, así como orientar a las familias e instituciones con el fin de lograr una mejor calidad de vida de las personas con trastornos del espectro autista y en definitiva de todos nosotros.

Referencias y recomendaciones

Navarrete, I. (2012) De los Trastornos del Desarrollo al Trastorno del Espectro Autista: Implicancias psicoeducativas. En Trías, D.  & Cuadro, A. (Coords.) Psicología Educacional: Aportes para el cambio educativo. Montevideo: Grupo Magro Editores.

Diagnóstico Psicopedagógico de los TGD y TEA http://www.udc.es/export/sites/udc/ucatea/_galeria_down/investigacion/comunic_20santiago_20completa.pdf

Una historia de Inclusión https://www.youtube.com/watch?v=DBjka_zQBdQ&feature=player_embedded

#pregTEA para aprender sobre autismo e inclusión educativa https://docs.google.com/document/d/1TxvG1YY5B6WaY78RhuTBZ22IHFpgS-O3w4gX6FaEhuk/edit?pli=1

Conferencias de Manoel Baña (2011) en las XI Jornadas Internacionales de Psicología Educacional http://psicologiaeducacional2011.ucu.edu.uy/images/stories/imag_web/pdf/w%20conferencia%20manoel%20bana.pdf

Psicología Educacional: Aportes para el cambio educativo

Con alegría, hace algunas horas, pude completar la revisión del último borrador que espero encontremos convertido en libro en un par de semanas. El título del libro será: “Psicología Educacional: Aportes para el cambio educativo”. 

En sus páginas se concretan algunos deseos colectivos y personales. Sobretodo la posibilidad de sistematizar y ofrecer a quienes construyen lo educativo un conjunto de trabajos centrados en “dar respuesta” a problemas de la nuestra realidad educativa. Esta es la vocación y obligación más profunda de la Psicología Educacional, que en el libro intentamos asumir. La investigación en esta disciplina no tiene sentido completo si no llega a quienes día a día hacen de la educación su tarea y se convierte en una de sus herramientas. Ojalá este libro cumpla con ese objetivo y se convierta en una humilde herramienta que permita trabajar para el mejoramiento de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Con el foco en los problemas de la realidad educativa en el libro se presentan distintos abordajes y enfoques, que dan cuenta de la diversidad y riqueza de la disciplina. A la vez reconocerán en sus páginas diversidad de estilos y aproximaciones. Tratar de dar respuesta a problemas relevantes de la realidad educativa es un eje central de todos los capítulos, buscando vincular marcos teóricos, investigación que realizamos y propuesta.

Junto con el Dr. Ariel Cuadro hemos organizado los capítulos en tres ejes. Los primeros capítulos toman al aprendizaje como eje. Partiendo de los problemas de calidad y equidad de los aprendizajes académicos, abordamos aspectos de motivación y autorregulación, los procesos de aprendizaje de la lectura y el cálculo, buscando pistas para la intervención. Un segundo eje, está constituido por el problema de la inclusión e integración en el sistema educativo, de distintas poblaciones. Elegimos desarrollar en este eje, contenidos vinculados a los trastornos generalizados del desarrollo, las víctimas de maltrato en el sistema y la situación de madres adolescentes. El tercer eje se centra en herramientas para el asesoramiento educativo. Los capítulos vinculados a este eje se centran en presentar herramientas para el trabajo con padres, la orientación y el counseling educativo, con lo específico que este enfoque se asesoramiento puede aportar.

Agradezco mucho a todos los colegas que han colaborado: Alejandra Balbi,  Gabriel Barg, Fabiana Barrios, Miguel Carbajal, Ariel Cuadro, María del Luján González Tornaría, Stefania Guillén, Ignacio Navarrete, Martina Silva, Vivian Singer, Virginia Nogales, Esther García Andrés y Juan Antonio Huertas.

Han sido muchas horas de trabajo y esfuerzo por concretar esta idea. Espero que en pocas semanas podamos con muchos de ustedes comentarlo, discutirlo y usarlo para mejorar lo que hacemos.

Referencias y recomendaciones

Trías, D., & Cuadro, A. (Eds.). (2012). Psicología Educacional: Aportes para el cambio educativo. Montevideo: Grupo Magro Editores.

Índice en prezi http://prezi.com/nqndryp3bt4t/psicologia-educacional-aportes-para-el-cambio-educativo/

Haz clic para acceder a FICHA%20PSICOLOGIA%20EDUCACIONAL.pdf

¿Hasta dónde llegarán nuestros alumnos?

Estoy terminando un intenso semestre de cursos en la universidad. Psicología Educacional, Evaluación de los Aprendizajes, Psicología del Desarrollo y Metodología de la Investigación han sido los cursos que me ha tocado proponer. Quiero compartir algunos trabajos que han elaborado estudiantes de estos cursos. Creo que se trata de productos que abren posibilidad de seguir aprendiendo, tanto a los alumnos como a los docentes. Me gustaría pudieran darse el tiempo para mirarlos, usarlos, comentarlos, disfrutarlos. A la vez quisiera que nos preguntáramos hasta dónde pueden llegar nuestros alumnos y qué necesitan para potenciar su trabajo.

Cada curso implica una inversión colectiva considerable. Pensemos en un curso, como el de Psicología Educacional, de unas 45 horas de clases presenciales, en el que se matriculan unos 50 alumnos.  Sumadas llegan a ser unas 2250 horas de actividad, sin considerar el tiempo que los alumnos dedican fuera del curso. Ese tiempo implica el gasto de una energía muy valiosa y que cada vez es más valorada: la energía de personas pensando. ¿En qué medida podemos contribuir a maximizar ese esfuerzo? ¿Cómo podemos potenciar las sinergias grupales?

Un aspecto central para orientar a nuestros estudiantes y maximizar su esfuerzo es cuidar el diseño de las Tareas que proponemos en un curso.   La Tarea es una de las dimensiones que los docentes podemos (y deberíamos) trabajar a la hora de intentar motivar a nuestros estudiantes, esto es recogido por el modelo TARGET (Epstein, 1989).  Un aspecto señalado teóricamente y que encuentro de gran utilidad en la práctica es poder proponer tareas diversas, Esto permite atender, fomentar y aprovechar de mejor manera la heterogeneidad que en clase existe, dadas las diferencias de intereses, conocimientos, niveles de habilidad, etc. Diversas tareas que den algún grado de libertad a los estudiantes en la elección de las mismas, dando más control a los alumnos sobre sus propios procesos de aprendizaje.

Si bien habría más aspectos a señalar, quiero subrayar la utilidad que en lo posible deben tener las tareas que se proponen. Recordemos las 2250 horas de actividad mental que el curso implica. La permanencia de lo que aprendemos depende en gran medida de la utilidad y el uso que podamos darle. Abrir las fronteras del aula puede ser una manera de volver más interesante y útil el trabajo de tantos alumnos durante un curso.  Trabajar sobre problemas reales, producir contenidos que puedan ser útiles y pertinentes para otros puede aumentar el sentido de las actividades que se hacen en clase.  El uso de TIC puede contribuir significativamente en esa dirección, multiplicando los espacios y las posibilidades de producir y compartir contenidos.

No creo que haya recetas válidas en todos los casos y situaciones, pero si hay caminos posibles para que los aprendizajes sean de calidad y dar cada vez más protagonismo a los alumnos. Creo que es un gran desafío aprovechar al máximo ese esfuerzo de 2250 horas. Una vez más los invito a ver, disfrutar, comentar, compartir, usar y aprender con sus productos. Aquí va el listado:

Referencias y recomendaciones

Epstein (1989) Target.

Cuando Pisa ya no sea noticia (publicación sobre evaluación en este blog)

¿Hasta dónde llegarán nuestros alumnos? (Segunda Parte)

¿Hasta dónde llegarán nuestros alumnos? (Tercera Parte)

20180301_125739

 

Aprender juntos: necesidad y posibilidad

Aprender es compartir

Aprender es compartir

A cinco años del inicio del Plan Ceibal (adaptación uruguaya del programa One Laptop per Child) se va concretando la  implementación de  un “sistema inédito permitirá aprender inglés a escolares y maestros juntos” (La República, 7 de junio de 2012).  Por lo que cuentan a través de un sistema de videoconferencias, los niños uruguayos tendrán la chance de aprender inglés guiados por docentes nativos de esa lengua, con la mediación de docentes locales. Se apunta a resolver el problema de la falta de docentes de inglés, de forma innovadora y apostando a la calidad del aprendizaje.

Este es un buen ejemplo del aprovechamiento que a las TICS  podemos dar en terrenos educativos. Generalizado ya el acceso a las computadoras y con amplias posibilidades de conexión, es posible avanzar en las prácticas que maximicen los beneficios de estas tecnologías. Y de ese modo transformar la gestión del conocimiento y los aprendizajes.

En la noticia, se destaca que los docentes locales oficiarán como mediadores y aprenderán junto con los niños. Posiblemente aprenderán a usar esas tecnologías, quizá mejoren su inglés y algunas formas de enseñanza. Y más interesante todavía: lo harán juntos en un proceso compartido.  Cooperar, compartir y aprender juntos es imprescindible para producir conocimientos relevantes que nos orienten en un mundo tan cambiante.   En este caso la tecnología parece facilitarlo. Sin embargo, instalar estos escenarios cooperativos en contextos educativos no ha sido hasta ahora tan sencillo, quizá porque los docentes hemos entendido que “hay que enseñar lo que se sabe” (lo que se domina, lo que ya no cambia, lo que nos da certeza). Tal vez aprender juntos sea posible en la medida que nos vayamos convenciendo con más claridad que solo puede enseñar quien aprende.

Referencias y recomendaciones

Drexler, J. A la sombra del CEIBAL http://www.youtube.com/watch?v=htVZ9l47CB8

La República http://www.lr21.com.uy/comunidad/1041648-sistema-inedito-permitira-aprender-ingles-a-escolares-y-maestros-

Plan Ceibal http://www.ceibal.org.uy/

5 años del Plan Ceibal

El futuro es ahora

El futuro es ahora

El futuro es ahora

Hace algún tiempo un colega nos invitaba a pensar la educación de cara al futuro, imaginando los escenarios que encontrarían nuestros alumnos 10 años por delante.  No creo que sea un ejercicio de ciencia ficción, sino más bien una obligación. ¿Cómo imaginan el mundo en el 2020? Son muchos los escenarios posibles e imposibles, pero es difícil imaginar contextos donde las tecnología y la información no tengan un papel relevante. En estos días al preparar una clase sobre TICS recordaba aquella invitación del colega. Siento que el futuro es ahora y que estamos llegando algo tarde incluso. Las TICS son realidad en nuestra vida cotidiana , es difícil imaginar que dejarán de serlo. ¿Qué lugar tienen y deberían tener en la educación? Entiendo que las instituciones no deben darle la espalda a las TICS.  Su potencialidad  puede contribuir a los distintos aprendizajes (no lo aseguran).  También pueden contribuir a atender y promover la diversidad, la inclusión y potenciar la actividad de los alumnos. La clave está en las condiciones que podamos generar y en uso que podemos dar. Así como lápices, cuadernos, pizarrones y libros, las TICS se convertirán en herramientas en la medida que maestros y aprendices encuentren su utilidad. Este es un tema de futuro, y es ahora…

Educación que necesitamos

educación que necesitamos

“Quizá no cambiamos porque no sabemos hacia dónde ir”, comentó hace unos días un alumno en la clase de Psicología Educacional. “¿Por qué cuesta tanto cambiar en educación?”, era la pregunta sobre la que estábamos trabajando.  

Muchos de nosotros coincidiremos en la necesidad de los cambios, pero seguramente se nos vuelve más difícil elegir el camino a recorrer. En tiempos de descontento, seguimos confiando en la Educación como posibilidad de experiencia compartida. Creo que la educación que necesitamos implica que podamos ir más a fondo en nuestras opiniones, en el intercambio y en el compromiso.

Es por esta razón que inició este blog en 2012, esperando que otras voces se sumen. Quizá no cambiemos la educación, pero seguramente cambiaremos nosotros.

DSCN7568

 

Referencias y recomendaciones

Psicología Educacional y proyectos colectivos (Publicado en julio 2014)